lunes, 13 de septiembre de 2010

Te quiero

Entre, en el baño y me quede parada delante de la puerta, antes de contar hasta tres, él ya había entrado, me miro y entrelazo sus dedos en mi pelo apoyando mi espalda en la pared y me beso jugando con mi lengua, sus besos empezaron a bajar lentamente por mi cuello y se acerco mas a mí y me dijo: “Eres maravillosa, todo lo que quiero lo tienes tu, pero ¿estas segura de que lo quieres hacer?” Le mire y le acaricie la mejilla. “Estoy mas segura que nunca de que lo quiero hacer”. Él sonrió, y me beso con dulzura, aun que después empezó a entrelazar nuestras lenguas y a jugar con la mía, mis besos bajaron a su cuello besándolo dulcemente, dándole pequeños mordiscos, él sonrió de placer me quito la camiseta, yo hice lo mismo con la suya acariciándole el pecho y besándoselo, el me acaricio el mío, sonriendo “Eres como un sueño, del que nunca quiero despertar” me sonroje un poco, y empecé a bajarle el pantalón y el hizo lo mismo con mi falda, nos quedamos en ropa interior, hasta quedar completamente desnudos, él me puso bajo la ducha y me miro de arriba abajo sonriendo. “Eres tan perfecta, no puedo estar un segundo separado de ti” “Tampoco quiero que te separes”. Me apoyo en la pared, y siguió besándome, por todo el cuerpo, hasta que entro dentro de mi, di un gemido de placer y le agarre fuerte de la espalda haciendo que se acercara mas a mi, le bese ahogando jadeos en su boca, y seguí acariciándole por todo el cuerpo, hasta que llegamos al final, los dos respirábamos entrecortadamente y me susurro al oído “Te quiero”, aquello me hizo sonreír y me agarro en brazos como los recién casados me llevo a la cama y nos dormimos soñando con lo que acabábamos de hacer.

1 comentario:

  1. me encanta!! esta genial =) ojala algun dia consiga escribir como tu ;)

    ResponderEliminar